Desafortunadamente, las convulsiones en un chihuahua son una de las preocupaciones de salud para estos perros. Pueden ser hereditarias o provocadas por factores como niveles bajos de azúcar en la sangre o trastornos neurológicos y pueden comenzar repentinamente después de años de buena salud. Independientemente de la causa, es difícil ver a su pequeño pasar por una convulsión.

Por eso, esta vez te hablamos de todo lo que necesitas saber desde los síntomas hasta a cómo manejar las convulsiones en un chihuahua.

Síntomas antes de la crisis

Cualquiera que sea la causa, todas las convulsiones en un chihuahua tienen síntomas distintos que comienzan antes de que comience la convulsión. Justo antes de que comience una convulsión, notará que tu chihuahua puede “alejarse” y no responder a tu voz.

Alternativamente, puede sentirse inquieto y comenzar a lloriquear y caminar sin rumbo fijo. Puede notar que comienza a temblar, más de lo normal para un chihuahua, y parece tener mal genio, aunque sus frustraciones y gruñidos pueden dirigirse hacia objetos inanimados o nada en absoluto con la misma frecuencia que en las personas.

Antes de que ocurra una convulsión, puede durar desde unos pocos minutos hasta unos pocos días, y los síntomas a veces son tan vagos que tal vez ni siquiera note que tu chihuahua los está exhibiendo.

Chihuahua despues de las convulsiones

Durante las convulsiones

Una vez que comienza la convulsión real, tu chihuahua puede contraerse y sacudirse o sus extremidades pueden endurecerse y parecer estar paralizadas. No podrá pararse y puede comenzar a patear sus piernas en una acción de natación. Tu pequeño chihuahua probablemente babeará y puede desarrollar un poco de espuma alrededor de su boca.

No podrá responderle durante esta etapa de la convulsión y puede perder el control de su vejiga e intestinos. El ataque en sí mismo parece durar una eternidad, pero generalmente sólo duran de 30 segundos a 5 minutos.

Comportamiento post-convulsiones

Cuando la peor parte finalmente ha terminado, todavía quedan las consecuencias por resolver. Es posible que tu chihuahua continúe mostrando un comportamiento extraño durante varias horas después de una convulsión.

Tu pequeño estará desorientado, confundido y puede seguir sin responder a tu voz y órdenes, pero hay ocasiones en las que puede querer que lo carguen constantemente hasta que regrese a la normalidad. Se sabe que los chihuahuas que están saliendo de una convulsión caminan o vagan sin rumbo, así que vigílalo y manténlo alejada de la escalera.

Manejando las convulsiones en un chihuahua

Manejando las convulsiones en un chihuahua

Ninguna parte de un ataque es agradable de presenciar. Es difícil sentirse tan indefenso mientras tu pequeño se está convulsionando, pero hay algunas cosas que lo ayudarán y lo consolarán a ambos. Los chihuahuas son lo suficientemente pequeños como para sostenerlos mientras atraviesan la dura prueba, así que rápidamente envuelve a tu chihuahua en una toalla cuando comienza su ataque, dejando su cabeza expuesta para que pueda respirar.

Sostenerlo en una toalla evitará que se lastime a sí mismo y también evitará grandes líos si pierde el control de su vejiga o intestinos. Mantén a tu chihuahua alejado de los niños y otras mascotas mientras experimenta un episodio y háblele en voz baja. No ponga nada en o cerca de su boca, y continúa reconfortándolo y manteniéndolo en silencio después de que el ataque haya disminuido.

Mantente en contacto con tu veterinario con respecto a la frecuencia de las crisis de tu chihuahua y su comportamiento durante y después de los episodios. Llévelo al veterinario de inmediato si experimenta convulsiones consecutivas, una tras otra con poco o ningún tiempo de recuperación, o si tiene un episodio que dura más de 5 minutos.

A %d blogueros les gusta esto: