Algunos dicen que los Chihuahuas son notoriamente difíciles de enseñar a ir al baño. Sin embargo, esto no es cierto, ya que en realidad son muy inteligentes y entrenables. La mayor dificultad con el entrenamiento en casa de los chihuahuas es su pequeño tamaño, que puede hacer que sea difícil de detectar cuando están bajando para ir al baño. Vigilándolos de cerca, siendo consistente con sacarlos y entrenarlos, tu Chihuahua puede ser entrenado en casa por ti mismo.

Practicando los fundamentos del Potty Training (entrenamiento para hacer sus necesidades)

Utiliza un entrenamiento basado en recompensas

Los perros hacen un esfuerzo positivo para repetir comportamientos que reciben una recompensa (como una galleta deliciosa). Así, si le pides a un chihuahua que se “siente” y se le recompensa cuando lo hace, aprende que haciendo algo que viene naturalmente (sentarse) puede ganar una sabrosa recompensa. Lo mismo se aplica al entrenamiento para hacer sus necesidades. Cuando el perro realiza una función corporal natural en un lugar específico (orinar o hacer caca) y recibe una recompensa, trata de ahorrar sus “esfuerzos” para gastarlos en ese lugar designado con el fin de ganar una delicia súper sabrosa y una carantoña de su humano favorito.

El entrenamiento basado en recompensas requiere que estés en el lugar cuando ocurre el comportamiento deseado, lo que significa que necesitas estar en casa para llevar al perro al lugar que te interese donde haga sus necesidades regularmente.

Encuentra una delicia que tu chihuahua ame y adore, y trabajará duro para ganarse la vida. Prueba una variedad de alimentos, desde golosinas comerciales hasta pollo, cubos de queso, salchichas o perritos calientes. Si tu perro tiene problemas de salud, siempre consulte primero con su veterinario para asegurarse de que no hay ninguna razón de salud por la que no deba comer cierto alimento.

Comienza a entrenar a tu chihuahua desde que es un cachorro

Puedes y debes comenzar a entrenar a tu perro a las 8 semanas aproximadamente. El entrenamiento toma tiempo, así que comienza lentamente y ten paciencia. Recuerda que cuanto más viejo es un chihuahua, más difícil es entrenarlo. Por lo tanto, te resultará muy beneficioso comenzar temprano.

Decide un lugar especifico para sus necesidades desde el momento que llevas a tu perro a casa

Decida dónde quieres que tu chihuahua vaya al baño. Cuando traes un cachorro a casa, el primer lugar que visitas, incluso antes de poner un pie en el interior, es el lugar del baño. Ignora el intento del cachorro de jugar y anímalo a husmear el espacio que has elegido para sus necesidades.

Si el cachorro va al baño, haz un gran alboroto y dale una golosina.

Sacar a tu perro fuera

Saca tu perro a menudo

Dale al chihuahua (adulto o cachorro) muchas oportunidades de ir al baño. Incluso si tienes una puerta para perro, necesitas ser proactivo y tomar el perro hacia fuera y ponerlo en el punto designado. El perro no sabrá automáticamente que allí es donde quieres que vaya al baño sin que se le muestre.

Para un cachorro, sácalo cada 20 minutos cuando esté despierto. Si el perro va al baño, entonces sé entusiasta y dale un premio. Si no va al baño, llévalo adentro y vuelve a intentarlo 20 minutos más tarde, pero mientras tanto manténlo vigilado. Quieres ver si el chihuahua intenta ponerse en cuclillas dentro de la casa para que rápidamente puedas recogerlo y llevarlo afuera.

Las jaulas son una gran ayuda cuando se entrena en una casa porque actúan como la guarida del perro y su instinto lo hace menos propenso a ensuciar su guarida. Sin embargo, no dejes al chihuahua en la jaula durante horas seguidas. Recuerda que el cajón debe ser un lugar seguro para el perro y no una prisión, por lo que debes alternar el cajón con el juego y el tiempo con la correa.

Para un chihuahua adulto, llévalo afuera cada hora. Fije una alarma para recordarlo cada hora.

chihuahua en una correa entrenandose para hacer sus necesidades

Saca al perro inmediatamente después de despertar y después de las comidas

Los alimentos en el estómago desencadenan un reflejo que hace que el perro defeque entre 15 y 30 minutos después de comer. Usa este reflejo sacando el Chihuahua afuera después de las comidas y esperando hasta que haga sus necesidades.

No dejes al perro desatendido en el lugar del baño o te perderás el momento mágico y la oportunidad de recompensarlo.

Enseña a tu perro a ir al baño cuando se lo ordene

Decide una palabra clave como “al baño” o “popó” para usar cuando estés entrenándolo. Asegúrate de que todos los miembros de la familia sepan y usen la misma palabra, de lo contrario tu chihuahua se confundirá. Una vez que tu chihuahua haya terminado de ir al baño, asegúrate de elogiarlo y darle una golosina. Esto le ayuda a asociar el ir al baño a esa área específica y le hará preferir el volver allí cuando vuelva a tener ganas.

Usa un clicker de entrenamiento para perros mientras el perro va al baño. Esto hace un ruido de click-clack que se asocia con la obtención de una recompensa. Al hacer un click-clack mientras el perro está en el baño, marcas el momento exacto del comportamiento que se recompensa. Ahora di la palabra clave “al baño”.

Cada vez que el perro va al baño, click-clack y “al baño”. Con el tiempo, el perro asociará la palabra clave “al baño” con la acción de hacer pis o caca y sabrá que ha hecho algo bueno.

El paso final es llevar al perro al lugar de sus necesidades y decir la palabra “al baño”. El perro ahora sabe que quieres que defeque y tratará de hacerlo para ganar una recompensa. Si el perro no lo intenta, entonces aun no has llegado a ese paso y tendrá que volver a esperar a que el chihuahua quiera ir a hacer sus necesidades, uses el clicker y diga la palabra clave. Intenta el paso avanzado de nuevo unos días después.

Esto es especialmente útil cuando está lloviendo a cántaros o hace mucho frío.

chihuahua y sus necesidades Enseña a tu perro a ir al baño cuando se lo ordene

Saque al cachorro durante la noche

Un cachorro no puede aguantar su vejiga durante la noche, por lo que se le debe ofrecer un descanso para ir al baño cada 4 horas durante la noche. Sin embargo, no le de importancia a sacar al cachorro de su jaula y mantenga las cosas a un nivel bajo para que no se le recompense con una atención que fomente el juego y el despertar por la noche.

Simplemente levanta el chihuahua y sin hablar con él llévelo al lugar de sus necesidades. La vejiga del perro estará llena, por lo que deberá orinar. Tan pronto como esté terminado, cógelo de vuelta, mételo en su jaula o cama, y vuelve tu mismo a dormir. Todo esto debe hacerse sin interactuar para que el chihuahua entienda que es estrictamente tiempo de ir al baño y no jugar.

 

Evitar la frustración y los accidentes

Vigila a tu chihuahua en casa

Para un entrenamiento rápido, mantente atento y observa las señales de que tu chihuahua necesita ir al baño y está pensando en ir al baño en la casa. Estate atento a comportamientos como sentarse de lado a los muebles y oler, o oler la alfombra y maniobrar como si fuera a ponerse en cuclillas. Cuando veas ese comportamiento, inmediatamente recoge al perro y llévalo afuera en el lugar de sus necesidades.

Puede ayudar el mantener al chihuahua con correa en la casa, de modo que no pueda ir a un rincón tranquilo y darse el gusto de orinar ilícitamente.

Cuando no sea posible estar con el perro, mételo en su jaula. Sin embargo, debes asegurarte de respetar la regla de los 20 minutos de descanso para ir al baño para los cachorros y de 1 hora para los adultos.

Afronta los accidentes con elegancia y tranquilidad

Si a pesar de todo tu chihuahua sigue haciendo sus necesidades en casa, nunca lo regañes. Lo único que conseguirás es que el perro crea que tienes una aversión irracional a sus funciones corporales. Esto podría hacer que el perro sea más taimado (se esconderá para ir al baño) y en realidad pone el entrenamiento para hacer sus necesidades un paso atrás porque el perro puede llegar a tener miedo de ir al baño delante tuya, incluso en el lugar designado.

Afronta los accidentes con elegancia y tranquilidad

En vez de eso, muérdete la lengua y espera a que el chihuahua se aleje. A continuación, limpia a fondo con un limpiador enzimático. El limpiador enzimático se deshace de todos los rastros de orina o caca, por lo que no hay marcas de olor a las que él o ella pueda volver. No utilices limpiadores domésticos que contengan lejía o amoníaco, ya que estos son componentes de la orina y pueden amplificar el olor y atraer al perro de vuelta a ese lugar.

Si tu chihuahua ya ha establecido un lugar inapropiado para ir al baño, entonces límpialo con un limpiador enzimático y pon su comida y agua allí. Los perros no ensucian el lugar donde comen, así que esto ayudará a romper ese hábito.

Recuerda ser paciente

No seas violento ni le grites a tu chihuahua. En su lugar, se cariñoso y compasivo. Tu chihuahua necesitará tiempo para entrenarse para ir al baño. Simplemente sigue siendo constante y no te enojes si su perro no va al baño a la orden de inmediato.

Si el perro va al baño donde se supone que debe, recuerda recompensarlo con golosinas. Esto ayudará a reforzar el comportamiento deseado.

No cambies el orinal cada semana o el perro se confundirá.

Si el cachorro va en el lugar equivocado, sé gentil, no te enojes porque sucederá varias veces antes de terminar su entrenamiento.

A %d blogueros les gusta esto: